La ciudadanía se puede definir como "El derecho y la disposición de participar en una comunidad, a través de la acción autorregulada, inclusiva, pacífica y responsable, con el objetivo de optimizar el bienestar público."

sábado, 4 de diciembre de 2010

Construcción Nacional, S.A.


La publicación de las subvenciones millonarias otorgadas por Carod-Rovira durante este año muestra la obsesión nacionalista que ha guiado al tripartito durante la etapa que ahora se cierra.
lavozdebarcelona

El Diario Oficial de la Generalidad de Cataluña (DOGC) ha publicado este viernes las subvenciones de importe igual o superior a 3.000 euros concedidas por el Departamento de Vicepresidencia, dirigido por Josep-Lluís Carod-Rovira, durante los nueve primeros meses de 2010.

Las 64 páginas que ocupa el documento -que incluye cerca de medio millar de subvenciones- son el perfecto resumen de los objetivos políticos de siete años de tripartito y, probablemente, aportan argumentos de peso para entender la debacle del PSC en las elecciones del pasado domingo.

Un millón para las selecciones autonómicas

Solo en ayudas para la internacionalización de las selecciones deportivas autonómicas, la Generalidad ha destinado en lo que va de año 978.600 euros, a pesar de que el Tribunal Supremo ha dejado claro que ‘para la participación en competiciones deportivas oficiales de ámbito estatal o internacional, las federaciones deportivas de ámbito autonómico, deberán integrarse en las federaciones deportivas españolas correspondientes’.

Las principales beneficiarias han sido federaciones de deportes minoritarios que han sido aceptadas en las asociaciones internacionales correpondientes, como el fistball, el pitch&putt, los bolos&bowling, el futvóley, el touch, el korfbal, el rugby liga, o el futsal. Así como otras que pretenden conseguirlo, como fut-tenis o el patinaje.

Más de 2,5 millones para el catalán

Destacan los más de 2,5 millones de euros destinados a promocionar el uso del catalán, principalmente en Cataluña (542.017 euros para doblaje de películas al catalán; 180.000 euros para subtitularlas; 172.000 euros para Òmium Cultural; 120.000 euros para CCOO; 80.000 euros para UGT; 80.000 euros para la Confederación de Comercio de Cataluña; 50.000 euros para una feria de productos en en catalán; 40.000 euros para el Consejo de Colegios de Abogados; 25.800 euros para Pimec; 15.000 euros para una guía de recursos musicales en catalán; 14.000 euros para el etiquetado en catalán; 9.000 euros para los jóvenes empresarios; 6.000 euros para una web de ‘parejas lingüísticas virtuales’; o incluso 3.000 euros para promover el catalán entre las residencias de personas mayores de las comarcas de Lérida), pero también en el sur de Francia -denominada Cataluña Norte por los nacionalistas- (594.510 euros para la Associació d’Amics de la Bressola; 63.000 euros para APLEC; 27.000 euros para Òmnium Cultural Catalunya Nord; 12.000 euros para el Casal Jaume I de Perpiñán; o 9.000 euros para ‘la normalización de las expresiones de cultura tradicional y popular catalana’), en la Comunidad Valenciana (297.000 euros para Acció Cultural del País Valencià, de Eliseu Climent; o 37.000 euros para la Fundació Sambori), en Baleares (30.000 euros para el Instituto de Estudios Ibicencos; o 13.800 para voluntariado lingüístico), Andorra (28.000 euros para el Centro de la Cultura Catalana de Andorra) o Italia (9.875 para el alguerés).

Tampoco se han olvidado de las casas regionales catalanas ‘en el exterior’ (desde la Guayana al Yucatán, pasando por Guayaquil o Quebec), con más de medio millón de euros. Así como la proyección internacional de Cataluña, con 75.000 euros para el FOCIR, o 40.000 euros para Espai Àfrica-Catalunya (para ‘contribuir a la promoción, difusión y sensibilización de la cultura catalana en África y de las africanas en Cataluña’).

La identidad de Cataluña

Las subvenciones destinadas a ‘difundir y presitigiar el patrimonio y la identidad de Cataluña’ las han copado entidades independentistas: 54.000 euros para Opinió Catalana (en la órbita de Miquel Sellarès); 51.000 euros para el Ciemen (para ‘el reconocimiento de los pueblos sin estado’); 48.000 euros la Fundació Cultura-Cultura catalana en moviment; o 16.000 euros a la Institució Cultural de la Franja de Ponent, en Aragón (para ‘promoción de la identidad y cultura catalana’).

Otro apartado recoge las ayudas a fundaciones políticas, sindicales y juventudes de partidos: 40.000 euros para Sobirania i Progrés, de Joel Joan; 9.400 euros para la Fundació Josep Irla, de ERC; 12.000 euros para el sindicato independentista Intersindical-CSC; 8.500 euros para Els Altres Andalusos; o 4.000 euros para CJC-Joventut Comunista.

Y, por último, toda una serie de subvenciones otorgadas por la Consejería de Carod-Rovira de difícil clasificación, entre las que destacan otros 295.000 euros otorgados a Acció Cultural del País Valencià para ‘promoción de patrimonio cultural, artístico y natural del País Valenciano’; 240.500 euros a Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (CGLU) para el Observatorio mundial sobre descentralización y democracia local; 157.300 euros a la ANUE para ‘la difusión y promoción de los principios de las Naciones Unidas en Cataluña’; 18.000 euros a la Sociedad de Onomástica para la ampliación del Fondo Toponímico de Cataluña; 16.000 euros a la ACV Tirant lo Blanc para un ‘laboratorio de ideas valencianistas’; 10.000 euros para unos diccionarios griego-catalán sobre el Antiguo y el Nuevo Testamento; 5.000 euros para ‘la integración de los vinos de la Cataluña Norte en la guía de vinos de Cataluña’; 3.800 euros para ‘promoción del ciclismo en Marruecos’; o 3.248,41 euros para el concurso de la vaca bruna de los Pirineos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada