La ciudadanía se puede definir como "El derecho y la disposición de participar en una comunidad, a través de la acción autorregulada, inclusiva, pacífica y responsable, con el objetivo de optimizar el bienestar público."

domingo, 29 de noviembre de 2009

Una consulta soberanista evidenciaría que Cataluña quiere ser española

ENTREVISTA: La polémica sentencia sobre Cataluña ARTUR MAS Presidente de Convergència i Unió (CiU)

El líder nacionalista quiere que los partidos catalanes acuerden una estrategia común en defensa del autogobierno por si el Constitucional echa abajo partes del Estatuto. Descarta un referéndum independentista porque ganaría el no.

Artur Mas (Barcelona, 1956) asegura que si el Tribunal Constitucional acaba recortando el Estatuto catalán será muy difícil que su partido vuelva a dar estabilidad a un Gobierno en Madrid. El jefe de la oposición en Cataluña reta al presidente de la Generalitat, José Montilla (PSC), a movilizar la sociedad catalana ante el TC pero admite que las consultas populares sobre la independencia de Cataluña no son una solución por ahora, porque los catalanes quieren mayoritariamente seguir en España.

Pregunta. Imaginemos que mañana se dicta una sentencia negativa. ¿Qué plan propone?

Respuesta. De entrada, el Tribunal debería inhibirse porque el Estatuto es un pacto político refrendado por el pueblo. En el caso de un fallo duro, propongo un plan de cinco puntos. Primero, intentar una estrategia conjunta de los partidos catalanes; segundo, hacer una declaración en el Parlament rechazando el recorte; tercero, fijar cómo consultar al pueblo sobre el Estatuto recortado; cuarto, marcar las prioridades de autogobierno de cara al futuro y, quinto, comprometernos a que todo lo consensuado se traslade a Madrid con voz y voto. Es un escenario razonable, no nos echamos al monte.

P. Consultar nuevamente al pueblo. ¿Habla de un referéndum o de elecciones anticipadas?

R. No pido elecciones. Lo que digo es que por higiene y coherencia democrática, si el pueblo aprobó un Estatuto tiene derecho a volver a ser consultado si se recorta. Puede hacerse a través de un referéndum o en las elecciones.

P. ¿No están asumiendo una derrota antes de hora?

R. Hay un cierto clamor en la sociedad catalana que avisa de los riesgos de una sentencia negativa, comenzando por el propio Montilla. Hay que tener listo un plan de acción. El fallo nos puede pillar con el paso cambiado.

P. ¿Hasta dónde cree que estará dispuesto a llegar el PSC?

R. No lo sé, pero el PSC sigue teniendo unas limitaciones importantísimas en Madrid porque tiene las manos y los pies atados por el PSOE.

P. ¿Presagia un fracaso?

R. Son los socialistas catalanes los que tendrán que valorar la trascendencia del momento y obrar en consecuencia. Lo más probable es que sigan la estrategia de los últimos 30 años, que es la de la dependencia del PSOE.

P. ¿Ve al pueblo en la calle?

R. La sentencia no nos coge en el mejor momento por la crisis, porque hay un liderazgo débil en la Generalitat y el tripartito es poco sólido. El pueblo de Cataluña debería elevar su voz. Hay indicios positivos, como que 12 diarios hayan publicado un editorial común y que un montón de entidades se adhieran a él. Demuestra que los catalanes no están dispuestos a conformarse ni a recibir collejas. Salir a la calle es importante pero no decisivo, porque después se requiere una acción política que cumpla las expectativas.

P. Usted fraguó el Estatuto con Zapatero en la famosa reunión de La Moncloa. Tal y como se ha desarrollado ¿lo considera un fracaso personal?

R. No, desde que el pueblo lo refrendó en un referéndum. Lo hubiera tomado como un fracaso de haber ganado el no. Otra historia es mi opinión sobre la coherencia y solidez de Zapatero. Demostró poca palabra cuando dijo que aprobaría el Estatuto que saliera del Parlament. Además, tengo la sensación de que ha sido poco leal con el Estatuto y su desarrollo. Ha dado argumentos al Constitucional para cargarse buena parte del texto, ha escatimado las inversiones en infraestructuras en Cataluña y ha estafado la financiación.

P. ¿Cambiará la actitud de CiU en el Congreso?

R. Una sentencia negativa nos situaría en un escenario diferente al de los últimos 30 años. CiU no puede renunciar al contenido de este Estatuto.

P. ¿Un recorte impediría nuevos pactos con el PSOE o el PP?

R. Sería complicado un pacto con un texto recortado si creen que la sentencia es el techo máximo del autogobierno catalán. Si es así, entonces CiU tendrá muy complicado cualquier tipo de acuerdo. Pero esto depende de los partidos estatales, no de nosotros.

P. Parece poco probable que PSOE o PP accedan a satisfacer peticiones rechazadas por el TC.

R. No digo que deban cuestionar al Tribunal, pero se cerrarán la puerta si creen que lo que niega el Constitucional no se puede lograr por otra vía. No se nos puede pedir que ayudemos a sacar España adelante mientras se bloquean las aspiraciones de Cataluña.

P. Siete años después de perder la Generalitat, CiU no ha logrado encontrar su sitio en el Congreso. Por el contrario, el PNV ha apoyado los presupuestos de Zapatero apenas medio año después de salir de Ajuria Enea.

R. No es que no podamos apoyar al Gobierno, es que no queremos. Zapatero no nos merece confianza desde el punto de vista económico, no cumple con Cataluña y encima nos ha enviado a la oposición.

P. El PNV podría argumentar lo mismo.

R. Tendrá sus razones. Acercarnos al Gobierno nos daría más poder, pero disminuiría nuestro tirón electoral.

P. Antes hablaba de indicios positivos en Cataluña. ¿Lo son que 160 municipios ultimen una consulta soberanista?

R. Sí, porque significa que la gente se mueve y tiene sueños, y porque hace el ejercicio de acercarse a las urnas.

P. CiU ha mantenido una actitud ambigua sobre las consultas. Unió es contraria a implicarse, sin ir más lejos.

R. Tanto Convergència como Unió defienden el derecho a la autodeterminación y damos libertad de voto a nuestros ediles. Yo votaría sí y el señor Duran Lleida ha dicho que lo haría en contra. No tenemos una postura común porque son consultas locales, no a nivel catalán.

P. ¿Qué harían en una consulta más amplia?

R. Tenemos contrastado con estudios sociológicos que en una consulta en toda Cataluña ganaría el no. Sería un error convocarla para evidenciar ante España y todo el mundo que Cataluña lo que quiere es simplemente ser española. Eso llevaría al país a la derrota. Si se puede plantear en el futuro, ya se verá. En CiU hay opiniones diferentes.

P. Usted ha asegurado que en el caso Pretoria, por el que están en prisión colaboradores históricos de Jordi Pujol, es menos de lo que parece. ¿En qué se basa?

R. No dije que tuviera información, dije que tenía esa sensación. Dicho de otra forma, es menos de lo que presupone enviar tanta gente a la cárcel el primer día. Enviar a alguien a la cárcel es el estadio máximo que hay en nuestro ordenamiento jurídico.

P. Desde la órbita de Convergència se ha dicho que el caso Pretoria era un ataque a Cataluña.

R. No lo he dicho ni lo diré. No tengo elementos de que haya sido así. Cataluña no es un oasis, pero tampoco un estercolero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada